Un día en nuestra vida y experiencias vividas hasta ahora

Antes de empezar, queremos indicar que cada día como voluntarios españoles en Italia en nuestra vida es diferente, por tanto hemos hecho un popurrí para representar un día un poco estándar.

Wake up!! Nos levantamos a eso de las 9, a veces antes o después, desayuno free style (depende de la noche anterior) y listos para ir a la ofi. La oficina de Scambieuropei está abierta en un horario de atención al público, más o menos de 9.30 hasta las 19.30. Podemos organizarnos para trabajar las horas que nos tocan más hacia la mañana o hacia la tarde.

El horario depende de si tenemos planes específicos (personales o profesionales). En realidad este voluntariado es muy flexible pero con la línea clara de las cosas que tenemos que hacer, que construimos conjuntamente con la organización.

Quizá la mañana la dedicamos más a revisión de emails, contestar, publicar post en redes sociales y en webs compartiendo oportunidades para vivir una experiencia en el extranjero. Trabajamos en italiano y en castellano.

Las oficinas tienen una cocina, y o bien nos llevamos la comida de casa o nos acercamos a comprar pasta a un supermercado cercano y la preparamos en la oficina para todos, o nos unimos a alguna alma caritativa que quiera cocinar para todos. La pasta es la comida estrella.

Las tardes son variadas, a veces salimos a conocer otras organizaciones de la zona para ver qué sinergias se pueden generar, otras veces damos apoyo en la oficina en la revisión de presentaciones, apoyo a estudiantes que vienen a realizar sus prácticas, si hay workshops específicos damos una mano… digamos que la tarde se configura un poco según ha ido la mañana y los eventos a los que tengamos que asistir.

Al final de la tarde, a veces se organizan aperitivos en la oficina, esto quiere decir que después de la jornada preparamos algo de picoteo en la oficina. Sobre todo, lo hemos hecho cuando vienen jóvenes de intercambio, VET, nuevos compis de trabajo… pero en general, la tarde es nuestra y cada uno la dedica a lo que más le apetece.

 

Experiencias

Laura: Me he apuntado a yoga en el centro de la ciudad, tienen diversos horarios y es una forma de integrarme en la ciudad. A pesar de que me encantaría mover en bici, me da un poco de miedo el tráfico, Bologna es una ciudad muy bicicletera, pero todavía no me he lanzado! Veremos al final del proyecto si este reto lo cumplo!

Lorenzo: La verdad es que Bologna me encanta. Es una ciudad increíble, llena de vida, de gente joven de todas partes del mundo y llena de actividades. Me suelo mover en bici, y aunque hay que tener mucho ojo con los hay un carril bici que circunda la ciudad, y el centro es bastante peatonal asique me manejo bastante bien. Como actividades extra me gusta mucho salir a correr e investigar los diferentes lugares que ofrece Bologna a sus afueras, ya que a pocos minutos de salir del centro tienes la posibilidad de encontrarte con parques enormes, muy tranquilos y que son perfectos para reconectar con la naturaleza.

Laura: He vivido algún malentendido, cuando he querido felicitar a una chica “mayor” que se casaba, dije enhorabuena, y aquí quiere decir algo así como “ya era hora”… cuando vi la cara entendí que algo no había ido bien, pregunté y rectifiqué : ).

Lorenzo: Una de las cosas curiosas que he aprendido en mi estancia aquí está relacionada con la cocina, que tanto me gusta, pero de la que aún tengo tanto que aprender. Un día un amigo italiano me invitó a comer a su casa y me propuso hacer una carbonara y que si podía comprase los ingredientes. Su sorpresa fue enorme cuando me vio aparecer con nata y bacon, ya que esos, los ingredientes con los que se cocina en España, distan mucho de la receta original. Asi que me explico que basta con utilizar huevo(solo la yema si quieres ser aún más fiel), panceta y pimienta negra.

Laura: Lo que más me gusta del proyecto es la flexibilidad que ofrece y el colectivo al que se dirige. Los jóvenes hemos estado muy perdidos en periodos de crisis y dar visibilidad a las oportunidades presentes aporta un poco de luz a toda la incertidumbre vivida.

Lorenzo: Una de las experiencias que más me ha gustado y divertido fue la oportunidad de dar una pequeña charla sobre mi experiencia como voluntario frente a los alumnos y alumnas de una clase (para quienes ese año desempeñaban la “maturità”, que viene a ser la selectividad italiana). Me gustó poder informarles de la grandes oportunidades que ofrece y lo nutritivo que es para el conocimiento ir a otro país a llevar a cabo un Servicio de Voluntariado Europeo. Además escuchaban atentamente, lo cual siempre es de agradecer.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • chat
    Add a comment