Primeras impresiones de la Escuela Šilas con becas Erasmus en Lituania

La Fundación Europea de Derechos Humanos (EFHR) ha estado implementando y coordinando los proyectos de SVE y becas Erasmus en Lituania otras organizaciones durante varios años. Hacemos todo lo posible para que los voluntarios se sientan como en casa. Estamos muy contentos de poder compartir la experiencia de nuestros socios – la Escuela Especial Šilas en Vilnius.

La Escuela Especial Šilas de Vilnius se ha convertido en la parte del programa «Erasmus +» muy recientemente (el 3 de febrero de 2017) y ha aceptado el primer voluntario de 25 años de edad, David Rodríguez Fernández de España. El joven voluntario ha demostrado sus experiencias socioculturales de inspiración, entusiasmo juvenil y ha dado valiosa ayuda en los desafíos diarios a la comunidad escolar.

Nunca antes la escuela participó en el programa de becas Erasmus en Lituania, así que desde enero el personal de la escuela especial ha tenido preocupaciones acerca de la participación de los voluntarios en el trabajo de la escuela.
El equipo dudaba del potencial de ayuda, comunicación y oportunidades de los voluntarios. Temían experimentar más estrés y responsabilidad, pero el equipo de EFHR, responsable del proyecto y su coordinación, ayudó al personal de la escuela a comprender los objetivos del proyecto y la forma de su realización, así como para combatir el miedo a aceptar al voluntario.

La comunicación entre la organización coordinadora y el supervisor del voluntario antes de su llegada era muy importante. Ya en el primer día, David irradiaba emociones positivas: en el pasillo había un colorido cartel de invitación y un calendario detallado, también había señales en la puerta con escritos en inglés y varios aperitivos preparados en la cocina.
Los trabajadores de la escuela tenían notas con sus nombres en la ropa. El primer día de David fue el día más memorable de toda su estancia en la escuela. Fue un día, cuando fue aceptado por el personal de la escuela no sólo como un voluntario, sino también como un miembro de la familia.

Según el personal de la escuela, a pesar de las condiciones dinámicas de la recepción, el período más difícil del programa becas Erasmus en Lituania fue el primer mes de estancia del voluntario. Durante el primer mes, David estaba bastante tranquilo, modesto, quizás incluso entristecido. El personal era también escéptico. Sin embargo, durante el período de adaptación, la ayuda de la organización coordinadora y el supervisor voluntario fue la más valiosa. El mentor de la organización coordinadora ayudó al voluntario a adaptarse al clima más fresco de Lituania, a acostumbrarse a la cultura lituana, a conocer la ciudad ya descubrir sus propias capacidades. El supervisor, por otra parte, estaba apoyando al voluntario, supervisando su actividad y mostrando el valor del voluntariado.

Después de un difícil período de adaptación, David se volvió valiente, confiado y trabajador. Empezó a sentir que se convirtió en un miembro del equipo. El personal de la escuela también empezó a creer en las habilidades del voluntario y lo vio como un amigo y gran ayudante. Durante este período, David comenzó a expresar sus opiniones e iniciativas con confianza. Dio sugerencias sobre nuevas ideas. Según el personal, su mayor logro fue hacer una película sobre la escuela y su comunidad. David era inmensamente independiente – obtuvo el equipo, consultó con el personal de la escuela sobre el material de la película, animó a los estudiantes a tomar parte en la película, la editó y hizo subtítulos. En la opinión del supervisor de voluntarios, este trabajo reveló su trabajo difícil y su dedicación a la escuela y su comunidad.

Dentro de estos cinco meses, el personal de la escuela se acostumbra a la presencia de voluntarios a tal punto que les resulta difícil imaginar el trabajo cotidiano sin las sonrisas de los niños después de escuchar a los voluntarios diciendo «Hola» y «Gracias» con un acento exótico. Durante estos meses, David participó activamente en las actividades de la escuela: asistió a los profesores, acompañó a los niños en viajes escolares, tomó fotos de los proyectos, participó en proyectos locales y en una reunión sobre el proyecto internacional en Noruega. Parte en el campamento de verano y dando ayuda durante las clases de natación y en un perno prisionero del caballo.

La comunidad de la Escuela Especial Šilas espera que la experiencia que el voluntario obtenga sea tan importante para él como su ayuda es importante para la comunidad escolar. ¡Las primeras experiencias e impresiones de la escuela especial Šilas en Vilnius no tienen precio!

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • chat
    Add a comment