Jennifer abandonó su pequeño pueblo extremeño para vivir una experiencia única

Aquí comparto con vosotros una parte de la fantástica experiencia:

Aquel caluroso septiembre de 2017, cuando abandoné mi querido pueblo de Extremadura para dirigirme hacia Pécs (Hungría), tenía un montón de sentimientos rondando por mi cuerpo. Me dirigí hacia Europa del este sin saber cómo era el país, la gente, cultura, lengua, etc., por lo que pude sentir mucho miedo e inseguridad durante los primeros pasos, pero a la vez estaba muy entusiasmada de emprender esta bonita aventura.

FB_IMG_1506950196132

Antes de comenzar este proyecto no conocía muy bien mi función en el centro infantil, no sabía que debería enseñar a los/as niños/as (idiomas, lectura, escritura…); pero pronto pude descubrir que ellas/os serían los que me enseñarían a mí, sin duda son los/as mejores maestros…

¡Mi mochila ya estaba preparada para nuevos retos!

22448150_10212772615181768_460273262414474201_n

 

El proyecto con la asociación de acogida consta de 18 voluntarias distribuidas en diferentes centros infantiles húngaros y alemanes. Destacando el género femenino como mayoritario, siendo únicamente dos representaciones masculinas en este.

Durante este curso escolar (2017/2018), estas voluntarias son en su mayoría jóvenes que han terminado la educación secundaria en su país de origen, quienes para tener más claro su futuro deciden realizar un voluntariado europeo antes de comenzar la carrera universitaria. Además de ser algo obligatorio tras finalizar la secundaria en algunos países como Austria, es imprescindible para sentirte más realizado como persona, ser más autónomo, enriquecerte culturalmente e infinidad de aprendizajes diarios tanto a nivel personal como laboral.

 

De este modo, yo, como pocas voluntarias con las ideas más o menos claras sobre mis preferencias laborales tras finalizar mi carrera, comencé la aventura de compartir experiencia con alemanas, italianas y austriacas/os. Así al ser la única española tuve la sensación de que sería una buena experiencia en la que podría mejorar el inglés y aprender de otras culturas al no tener en el comienzo la oportunidad de relacionarme  con españoles.

 

No únicamente pude disfrutar de pasar tiempo junto a las voluntarias de este proyecto, sino que además, he ido conociendo gente fantástica de muchísimas nacionalidades en la ciudad de Pécs. Quienes muchas de ellas formarán parte de mi futuro directa o indirectamente.

Aquí os muestro otros ejemplos de voluntariados extra que realicé en la ciudad de Pécs, siendo algunos de ellos la enseñanza del español en instituto o la organización de un “Spanish language café”; además de la colaboración con diferentes asociaciones en la ayuda a niños con la organización de diversos juegos y el apoyo educativo.
Para más información podeis entrar en mi blog: https://wordpress.com/view/educacion594179491.wordpress.com; donde cuento un poco más sobre esta estupenda experiencia.

Comments

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • chat
    Add a comment