Experiencia sobre mi voluntariado en parques naturales, en Vilnius Lituania.

La primera pregunta que se le viene a la cabeza a la gente local cuando saben lo que estás haciendo en su país es, ¿porque Lituania?.

Después de varios meses mi respuesta sigue siendo la misma que desde el primer momento, el motivo por el cual vine aquí es porque es un sitio el cual está lejos de mi país de procedencia, siempre y cuando tomemos como referencia el continente Europeo, así pues el choque cultural es mayor y las experiencias aquí vividas mucho más enriquecedoras de lo que podría experimentar en países culturalmente más cercanos (mediterráneos).

Así pues considero que para exprimir al máximo este tipo de oportunidades uno debe elegir lo más desconocido, de esa manera quizás el proceso de adaptación para cierta gente será algo más costoso pero, ¿no es por eso por lo que elegimos irnos de nuestro lugar de procedencia, para aprender y seguir creciendo como personas?.

Otro de los motivos fundamentales por el cual elegí venirme aquí es el proyecto en sí, pues trabajar en parques naturales está relacionado con mis estudios y con mi experiencia profesional, además soy un amante de la naturaleza y de realizar actividades al aire libre, así pues era un voluntariado que se adecuaba tanto a mis gustos como al aspecto profesional.

Desde el primer momento supe que elegí correctamente y no por las tareas designadas en el parque, pues si he sentido una pequeña falta con respecto a aplicar mis conocimientos como ecólogo, pero por mis compañeros/as de trabajo y por mi compañera voluntaria, también compañera de piso, siendo éstas, grandes personas con las que he compartido muchas risas y tendré unos muy buenos recuerdos.

Considero de gran importancia la gente que te rodea en el día a día, por ello digo que después de estos meses puedo decir muy orgulloso que esas personas han marcado mi estancia en Lituania. Y aun a pesar de la falta de aplicar mis conocimientos profesionales, debo expresar que el proyecto personal elaborado en el parque por mi compañera y yo ha sido muy gratificante, pues hemos creado y diseñado unas señales con el objetivo concienciar a la gente para que no arrojen basura y de informarles lo dañino que es.

De esta manera nuestro proyecto personal dejará una pequeña huella en este lugar, esperando mejorar el entorno natural de la ciudad.
Después de este tiempo también he conocido a otra mucha gente increíble, con unos/as he tenido una relación más cercana y con otros/as más esporádica. Sé que algunas de las personas con las que me he relacionado nunca las volveré a ver, con otras intentaré mantener el contacto, y a pesar de lo primero, siempre es gratificante conocer a gente nueva, charlar, intercambiar opiniones, aprender sobre otras culturas, es también por ello unas de las razones por las que tendré un muy buen recuerdo de mi voluntariado en Lituania.

En estos pasados meses no solo he viajado por los países aledaños a Lituania, pero también dentro de esta. Así pues he intentado conocer más a fondo su cultura, empaparme de su historia, visitar su naturaleza, sus pueblos y sus gentes. Y no solo el país pero también la ciudad, Vilnius, sus rincones, sus parques, sus plazas, sus museos, sus bares y discotecas.
Para terminar simplemente decir que esta experiencia ha sido muy gratificante y será una de las que quedará grabada en mi memoria para el resto de mi vida.

 

Otras oportunidades similares

Mi experiencia en Georgia (Becas Erasmus+)(Se abre en una nueva pestaña del navegador)

Mi experiencia de voluntariado en la Sarthe, Francia(Se abre en una nueva pestaña del navegador)

Cristina sale de su burbuja Letonia(Se abre en una nueva pestaña del navegador)

Comments

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • chat
    Add a comment