Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia de Pablo en Løgstør, Dinamarca

Descubrí lo importante que es el idioma en tu día a día y también tuve que lidiar con el clima danés. Todo esto no podría haberlo superado sin el apoyo de mi compañera en este voluntariado: Fabienne, de Alemania.

0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Hola, mi nombre es Pablo y he estado como voluntario 10 meses en Løgstør, Dinamarca, en un colegio/internado para personas con diversidad funcional de entre 18 y 22 años.
Estos 10 meses en Dinamarca han sido una experiencia en todos los sentidos. He pasado por momentos duros y momentos maravillosos. Me he sentido solo y he conocido gente que espero mantener de por vida. No he podido comunicarme debido al idioma por un tiempo y he aprendido una 3ª lengua (a nivel muy básico) y he mejorado en mi 2ª lengua. No ha sido fácil, estos 10 meses han supuesto un reto para mí que lo he afrontado de la mejor manera posible.
No ha sido el mejor de los momentos para realizar un voluntariado en el extranjero. Tampoco haya sido quizá la mejor elección ir a Dinamarca con una lengua y un tiempo tan diferente al español, ni escoger un colegio donde los estudiantes no hablan inglés, ni hacerlos en tiempos de pandemia. Pero, como dije, todo eso me lo tomé como un reto a superar. Esto y mi búsqueda de una experiencia en el extranjero hicieron que me lanzara a este voluntariado.
Los comienzos fueron complicados. Pocos meses después de mi llegada cerraron todos los comercios, bares, restaurantes, etc. Descubrí lo importante que es el idioma en tu día a día y también tuve que lidiar con el clima danés. Todo esto no podría haberlo superado sin el apoyo de mi compañera en este voluntariado: Fabienne, de Alemania. Fue toda una experiencia el compartir tanto tiempo con una persona totalmente ajena a mí (en un principio) y poder ver como se ha convertido en alguien tan importante en mi vida. Tampoco lo podría haber conseguido sin los/las compañeros/as del colegio, que me dieron la bienvenida y me acogieron hasta el punto de invitarnos a pasar la Nochebuena con sus familias (hubo más de una invitación) puesto que tuvimos que nos fue imposible volver por Navidad a nuestros respectivos países. Quien más quien menos nos ha acogido calurosamente y nos hemos sentido arropados en todo momento.
Algo que he aprendido es que en todo aprendizaje hay curvas, subidas, bajadas, tropiezos, descalabros. El danés, algo tan importante en este proyecto, fue una auténtica barrera para mí. Al principio me bloqueé. Vi imposible que pudiera llegar a aprenderlo y me di por vencido antes de tiempo. Pocos meses después empecé a ver progreso y eso me motivó a ponerle más empeño. Pero una vez más me vi estancado y volví  bloquearme. Por lo tanto, no ha sido ni mucho menos lineal. Y esto se podría extrapolar a cualquier aprendizaje que haya hecho en estos 10 meses.
En los últimos meses, afortunadamente, pudimos viajar y quedar con otros voluntarios y otras voluntarias ya que relajaron las restricciones. Pudimos entonces visitar Copenaghe, Bornholm, Fyn… También conocí personas de Irlanda, Austria, Alemania, Hungría y un largo etcétera. Con muchas de ellas sigo en contacto y esperamos poder visitarnos en nuestras ciudades. Eso es algo bonito: el hecho de viajar y conocer personas de otros lugares haces que tengas un lugar a donde ir no solo por el atractivo turístico. Tienes un hogar en cada país, por así decirlo. Diría que esta ha sido la parte que más he disfrutado del proyecto, el hecho de estar en un entorno internacional, aprender y al fin sentirme cómodo con el inglés, conocer otras culturas y que la novedad forme parte de la rutina.
Ha sido duro, pero es una experiencia única que es muy recomendable para todo el mundo, sin excepción. A mí, personalmente, me ha aportado independencia en mi vida, me ha dado persona increíbles, he aprendido y mejorado idiomas, he conocido otros lugares del mundo y he aprendido a valorar el lugar donde nací y a mi gente, he conseguido experiencia en mi campo profesional. Definitivamente, ha sido una experiencia necesaria para mi vida y que siempre recordaré con cariño y nostalgia.

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Jul 23
Experiencia de Alexandra en Molfetta, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Alexandra en Molfetta,…

Jul 23
Experiencia de Irene en Países Bajos

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia marítima de Irene en Países…

Jul 23
Experiencia escolar de Lucia en Molfetta, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia escolar de Lucia en…

Jul 23
Experiencia escolar de Aritza en Leibnitz, Austria

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia escolar de Aritza en…

Jul 22
Experiencia de Leire en escuela primaria Waldorf de Pécs, Hungría

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Leire en escuela primaria…

Jul 19
Experiencia de Carolina en Malta

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia con migrantes en Malta Tengo…

Quiero más info