Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia de María en un jardín de infancia en Tallinn

Considero que realizar un proyecto de voluntariado en el Cuerpo Europeo de Solidaridad es una experiencia muy enriquecedora ya que es una oportunidad para la gente joven de construir una sociedad inclusiva y tolerante que te proporciona un enriquecimiento cultural mientras aprendes y te desarrollas tanto personal como profesionalmente
0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Haber tenido la oportunidad de vivir la experiencia como voluntaria en una kindergarten
durante 8 meses en Tallinn puedo calificarla como la mejor experiencia de mi vida. Gracias a esta oportunidad, he tenido la ocasión de crecer personal y profesionalmente, descubriendo
nuevas metas y retos y teniendo claro hacia dónde quiero enfocar lo que va a ser mi vida a partir de ahora.
Los ocho meses que pasé en la capital de Estonia puedo dividirlos en dos periodos: de octubre a diciembre y de enero a junio. Puedo identificar de octubre a diciembre como los meses de adaptación a la cultura de este nuevo país, ir acostumbrándome al nuevo idioma y pasar de comunicarme en mi día a día en castellano al inglés. El hecho de estar viviendo en un piso en el que tenía que compartir cuarto con otras dos personas fue un poco shockeante para mi al principio, aspecto que más tarde me fui acostumbrando y buscando tus ratos de espacio personal. Las primeras impresiones sobre las personas con las que realicé mi convivencia durante los meses de voluntariado fueron muy positivas. Aparte de los roces típicos que genera el día a día, la convivencia ha sido llevadera en la mayoría de las ocasiones. Con mis compañeras de piso he creado vínculos y lazos estrechos que estoy segura que mantendremos y hemos creado amistades, que bien igual no se han dado entre todas las integrantes del piso pero que
en todo momento hemos sabido como crear un clima agradable. Los meses de enero a junio puedo describirlos más caóticos, llenos de viajes, nuevas amistades, relaciones y experiencias. Tuvimos la oportunidad de realizar numerosos viajes a diferentes países de la Unión Europea para luego, debido a la situación provocada por la guerra, quedarnos en Estonia y recorrer las diferentes ciudades y zonas emblemáticas del país. Mi primer contacto con la kindergarten fue muy satisfactorio. Las profesoras se mostraban interesadas y a pesar de la barrera del idioma, pudimos comunicarnos y entendernos perfectamente en todo momento. Durante mi estancia en la escuela, estuve realizando un rotatorio, que empezó a la tercera semana de estar en el centro, en el que tuve la oportunidad de pasar dos-tres semanas con los diferentes grupos de alumnos. Una vez finalizada la rotación en el centro, tuve la oportunidad de escoger con el grupo que me apetecía quedarme hasta el final de mi proyecto.

Fue una experiencia muy satisfactoria ya que tuve la oportunidad de conocer cómo trabajaban los docentes con los diversos grupos de edad y cuáles eran sus métodos de trabajo, ya que en esta escuela no tenían una metodología común para todas las aulas, de manera que cada maestra organizaba su clase de manera libre. Extraje muchos conocimientos que definitivamente pondré en práctica en un futuro.

Uno de los aspectos que me gustaría destacar es lo que supuso la barrera del lenguaje durante los meses de voluntariado. Tuve algunos momentos de desánimo debido a la impotencia de haber realizado la carrera de maestra de Educación Infantil, tener recursos disponibles y no poder realizar un buen uso de ellos ya que el proceso que seguíamos en el aula para organizar una actividad educativa con el alumnado era de dos-tres semanas desde que proponía la idea hasta que la realizaba. Primero debía pensar una actividad en función al “topic” que las maestras tenían esa semana, muchas veces hasta el viernes de la semana anterior no sabían que iban a hacer y me lo decían el primer día de la semana, luego tenía que comentar la idea y que les pareciese una buena idea, preparar los recursos y la actividad por mi cuenta, saber con qué materiales podía contar del aula y gestionar con ellas cuando era el momento oportuno para realizarla. Sin embargo, me adapté bastante bien a estos cambios y durante los tiempos de juego libre o dirigido por rincones desarrollaba actividades o juegos centrados en las áreas
artísticas, más sencillas de realizar sin ayuda de las maestras al no precisar de comunicación constante.
Cabe destacar las enseñanzas adquiridas respecto al juego libre y los trabajos pautados por las maestras, métodos totalmente diferentes a los que estamos acostumbrados en España, centrados siempre en trabajar los conocimientos plasmados en las fichas y un tiempo mínimo de juego al día, mientras que en Estonia se realiza de manera contraria, juego libre todo el tiempo y tiempos cortos y precisos de fichas, lectoescritura y lógica- matemática. Pude observar las ventajas que esto supone y como el alumnado adquiere e integra y tiene muchísima más motivación por aprender.
Respecto a las amistades y relaciones que he hecho durante mi estancia de voluntariado en
Tallinn tengo la suerte de poder afirmar que muchos de ellos van a estar conmigo siempre. Ya
han pasado dos meses y sigo emocionándome pensando en todos los momentos y experiencias que hemos vivido juntos, sabiendo que no van a volver pero que vamos a hacer lo posible por que la amistad que hemos forjado se mantenga a pesar del tiempo y la distancia. He tenido muchísima suerte de vivir esta experiencia con gente maravillosa de diferentes nacionalidades: España, Francia, Holanda, Italia, Alemania y Grecia, entre otras. Son personas que me han enseñado muchísimo a lo largo de estos meses, con las que he aprendido y crecido a su lado día a día. Hemos realizado todo tipo de planes diversos como irnos de viaje, salir de fiesta, irnos a
comer o a cenar, irnos de excursión a la naturaleza, hacer picnics, ver atardeceres en la playa, ir al spa, al karaoke, hacer cenas temáticas, patinar sobre hielo etc. El hecho de estar en una ciudad pequeña nos ha permitido conocer a todos los estudiantes que estaban en Tallinn con el programa Erasmus+, con los cuales hemos congeniado muy bien y hemos hecho multitud de planes.
Durante los 8 meses de voluntariado hemos tenido la oportunidad de descubrir países como Letonia, Lituania, Finlandia, Austria, Suecia, o Polonia. Recorrer ciudades como Riga, Vilnius, Helsinki, Rovaniemi, Viena, Estocolmo, Varsovia, Cracovia y Auschwitz. Viajes de los que siempre me acordaré y de los que me llevo recuerdos maravillosos.
La experiencia en Estonia me ha hecho darme cuenta de la motivación que supone para mi vivir fuera de tu país y tener la oportunidad de aprender diferentes metodologías y estilos de aprendizaje que enriquecen tus conocimientos como maestra al igual que tienes la oportunidad de comunicarte en otro idioma y expandir tus relaciones personales y profesionales a otro nivel. Esta oportunidad me ha animado a continuar formándome como maestra buscando empleo en
otros países europeos como Irlanda, donde dentro de unas semanas tendré la oportunidad de desarrollarme en mi campo a la vez que continuo aprendiendo y perfeccionando mi inglés.
Considero que realizar un proyecto de voluntariado en el Cuerpo Europeo de Solidaridad es una experiencia muy enriquecedora ya que es una oportunidad para la gente joven de construir una sociedad inclusiva y tolerante que te proporciona un enriquecimiento cultural mientras aprendes y te desarrollas tanto personal como profesionalmente.

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Sep 23
Experiencia de Selena en Estonia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Selena en Estonia «Me ha…

Sep 09
Experiencia de Luiz en S. Pedro de Cova, Portugal

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Luiz en S. Pedro de Cova,…

Sep 09
Experiencia de Dalía organizando actividades para jóvenes en Suecia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Dalía organizando…

Sep 09
Experiencia de Beatriz en Pilsen, República Checa

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Breatriz en Pilsen,…

Sep 08
Experiencia de María en Amstelveen, Países Bajos

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de María en Amstelveen,…

Sep 08
Experiencia de Inma en Francia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Inma en Francia Me siento…

Quiero más info