Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia con jóvenes en Faenza

En definitiva, lo que ha hecho que esta experiencia haya valido tanto la pena ha sido la calidad y la calidez humana que he vivido.

0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Desde septiembre del 2020 hasta abril de 2021, he estado realizando un proyecto ESC (European Solidarity Corp) en Faenza, Italia, en el que mi labor principal ha sido ser  profesor en una academia con jóvenes con problemas en el proceso de aprendizaje.  

Ha sido una grata experiencia porque me ha permitido crecer en muchos ámbitos: el  personal, el lingüístico, el cultural, el profesional, incluso el físico y la salud. En el ámbito  personal, he crecido en madurez y autoconocimiento. Por un lado, ha sido la primera vez  que he vivido solo, así que he tenido que aprender a realizar las tareas del hogar, a  coordinarme con mis compañeros de piso, a cómo usar una lavadora, a gestionar el dinero  que se nos da para poder ser eficiente económicamente, a organizar un menú semanal y,  además, de manera que sea un menú sano basado en verdura y comida real. En definitiva,  ser una persona independiente y adulta eficiente y responsable. En segundo lugar, me he  conocido mucho mejor a mí mismo, ya que he lidiado con situaciones a las que no he  tenido que enfrentarme nunca, como no poder contar (al menos físicamente) con mi  familia y con mis amigos, tener que adaptarme a otro país y a su cultura, tener que hablar  constantemente en otro idioma, adaptarme a un grupo que no he elegido yo (es decir, con  personalidades que quizás no son las que yo hubiese elegido como amigo), enfrentarme  a la soledad… Situaciones que me han hecho ser una persona más introspectiva, más  profunda, consciente de mis propias limitaciones y aquellas facetas en las que tengo que trabajar todavía más para ser una persona emocionalmente mucho más funcional. 

En cuanto a los idiomas, llegué con un vocabulario muy básico en italiano y finalicé el  proyecto con, al menos, un B1, aunque más que medirlo en títulos yo veo mi aprendizaje  cuando veo que soy capaz de entender todo lo que me dicen y que puedo responder con  soltura y cierta complejidad (aunque tenga errores gramaticales). He asistido a una  escuela de italiano dos veces por semana, lo que me ha ayudado a perfeccionar mi  gramática, pero también a conocer la realidad de personas extranjeras que viven en Italia  por diferentes circunstancias. Me ha parecido una experiencia muy enriquecedora por el  hecho de compartir espacio con tantísimas personas de tantísimos países diferentes, ha  sido quizás la parte más intercultural de todo el proyecto. Pero, sin duda, donde he  aprendido más italiano ha sido en casa, ya que he compartido cuarto con un joven  estudiante italiano y desde el primer momento le pedí que me hablase sólo en italiano,  por lo que él ha sido mi principal profesor y seguido de él, el resto de los inquilinos con  los que he compartido la casa, que también eran italianos. Respecto al inglés, también he  mejorado muchísimo porque ha sido el idioma con el que me he comunicado con el resto  de voluntarios y con la asociación. Partía con un buen nivel, pero he mejorado muchísimo  en mi comprensión auditiva y en el enriquecimiento de mi vocabulario. Ahora me siento mucho más cómodo leyendo y expresándome en inglés, lo que seguro me va a ayudar a no tener miedo a vivir más experiencias en el extranjero y a encontrar más oportunidades laborales. 

Sobre la cultural y el hecho de vivir en otro país, tengo que decir que no ha sido  especialmente impactante porque al final tanto España como Italia tienen una cultura muy parecida. Sí que me ha ayudado esta experiencia a “desrromantizar” Italia y todos sus  estereotipos, porque es cierto que la comida está muy rica, se bebe mucho vino, las  ciudades son preciosas y la gente es muy simpática, que es lo que uno ve cuando viene a  hacer turismo, pero cuando se vive en ella, uno se da cuenta de que es un país también con  muchísima inmigración, con una gestión pública que deja mucho que desear, en muchos  aspectos muy intolerantes y que la vida de los italianos es tan ordinaria como puede ser  la vida de un español: los adolescentes están desmotivados en el colegio, los adolescentes  empiezan a fumar y a beber muy jóvenes y los veinteañeros tienen muchas dificultades para encontrar trabajo. Esto no minimiza la belleza del país y el maravilloso estilo de vida  que ofrece, pero cuando se viene desde España no se nota mucho la diferencia.  

Como historiador del arte, también he podido disfrutar del rico patrimonio que ofrece este  país, aunque no he podido salir de mi región, Emilia-Romagna, a causa del COVID. Las limitaciones ha sido uno de los principales problemas que me he encontrado en mi  estancia, ya que difícilmente hemos podido salir de mi ciudad, y al tratarse de una ciudad  muy pequeña, me he sentido a veces un poco agobiado. Pero he solventado esta situación  gracias a mis maravillosos compañeros, ya que hemos llevado con mucha creatividad y  originalidad cada fin de semana: hemos hecho fiestas de disfraces, karaoke, sesiones de  cine, comidas temáticas, jornadas de manualidades… Una situación que parecía un  problema a priori, la hemos convertido en una oportunidad para divertirnos, conocernos  más los unos a los otros y fomentar nuestra originalidad. Además, el hecho de haber salido  poco de la ciudad ha hecho que, las veces que hemos podido, las hayamos disfrutado  mucho más. Y aunque no hayamos podido hacer turismo, las veces que hemos hecho senderismo dentro de nuestro municipio han sido verdaderas oportunidades para poder respirar un poco de aire fresco, algo que no valoraba en mi ciudad o que quizás no hubiese valorado si hubiese podido hacerlo cada día. 

Respecto al ámbito laboral, esta experiencia me ha hecho aprender cosas que me van a  ser muy útiles en mi futuro. Por ejemplo, he aprendido muchísimo sobre educación no formal, y algunos de estos aprendizajes los podré poner en práctica en mi trabajo como  profesor en la Secundaria. Pero sin duda, lo que más me ha servido ha sido investigar de  manera teórica y también vivir en mi propia carne como se adapta el aprendizaje a  personas con algún tipo de discapacidad mental como el TDH, TDA, autismo, síndrome  de Down… Éste ha sido mi mayor reto y me ha hecho tener que abrir la mente para centrar  los procesos de aprendizaje en las necesidades específica de cada persona y ser mucho  más flexible, que es una de las cualidades que tendría que tener todo profesor, ya que,  aunque en un aula quizás no hay ningún alumno o alumna con necesidades muy  específicas y con alguna característica verdaderamente significativa, cada proceso de  aprendizaje es diferente y tenemos que centrarnos en ayudar a las personas de la manera  más individual posible. He tenido la suerte de trabajar con adolescentes principalmente,  pero también con algún niño y con personas adultas, por lo que he tenido que adaptar el  nivel de enseñanza y la metodología a muchísimas casuísticas diferentes. También he  aprendido mucho sobre redes sociales y su gestión, ya que la creación de contenido  multimedia ha sido uno de los pilares del proyecto, con la creación de un perfil de  Instagram para los voluntarios, en el que hemos compartido nuestras diferentes experiencias, pero no sólo había que utilizarlo sino saber cómo hacerlo para llegar al  mayor número de personas posibles, por lo que hemos desarrollado un proyecto  específico para ello. 

En definitiva, diría que lo que ha hecho que esta experiencia haya valido tanto la pena ha  sido la calidad y calidez humana que he vivido. En primer lugar, gracias a mis compañeros  voluntarios: Gonzalo, Mathilde, Györgyi, Laura, Atte y las dos Marías, que más que  compañeros han sido cómplices de aventuras, de sueños, de felicidad y de tristeza,  quienes han hecho que mi paso por Faenza sea inolvidable. Después, mi segundo grupo  de amigos han sido mis compañeros de cuart: Giovanni, Gyusi, Claudia, Silvia, Mattia y  Francesco, mis profesores de italiano pero no sólo de la lengua, sino del estilo de vida.  Desde aquí quiero agradecer a Ina, mi mentora, que ha sido nuestra amiga, hermana y  madre, ha estado disponible un martes a las siete de la mañana y un domingo a las diez  de la noche, nos ha acompañado al médico, a la montaña, nos ha enseñado la verdadera  cultura romagnola… Y también a Danae, una de nuestras coordinadoras, que nos ha  tratado como amigos y nos ha regalado muchísimos abrazos. De la academia en la que he  trabajado, quiero expresar lo feliz que me he sentido con Matteo y Emanuela, los  profesores, de los que he aprendido muchísimo y me han hecho sentir muy bien. Y  también a mi profesora de italiano, Anna, que es la persona más gentil que he conocido  nunca.  

Sin duda, recomendaría esta experiencia a todo el mundo, ya que hace falta viajar y  conocer otras realidades para abrir la mente, porque al final todos somos seres humanos  independientemente de donde hemos nacidos, y a todos nos mueve lo mismo y nos duele  lo mismo, y nadie debería ser ilegal en ninguna parte.

 

 

 

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Jul 29
Experiencia de Laura en Portugal

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Laura en Portugal Con los…

Jul 28
Experiencia de Alexandra en Molfetta, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Alexandra en Molfetta,…

Jul 28
Experiencia de Roc en centro cultural de Innsbruck, Austria

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Roc en centro cultural de…

Jul 27
Experiencia de Dana en Portugal

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia con discapacitados en…

Jul 26
Experiencia de Henry en guardería de Wroclaw, Polonia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Henry en guardería de…

Jul 23
Experiencia de Irene en Países Bajos

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia marítima de Irene en Países…

Quiero más info