Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia ayudando en la conservación de la Carraca Europea (Coracias garrulus) en Francia

«Me llevo de vuelta muchas amistades, mucho jabón de Marsella y muchas ganas de seguir aprendiendo»
0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Bonjour à tous ! En breves finalizaré mi experiencia como voluntario del CES en Francia con A Rocha France, mi organización de acogida. Así que es turno de hacer un breve repaso a lo que ha supuesto mi año. 

Tras un largo viaje en muchos medios de transporte diferentes, el 4 de enero puse por primera vez un pie en el sur de Francia. Aún respirando el espíritu navideño y después de varias Galette des Rois entre pecho y espalda, comenzamos con nuestra misión aquí. Mi proyecto se centraba principalmente en el Rollier d’Europe, una especie de ave de un azul increíble que anida en varios países europeos para su reproducción. Aún faltaban unos meses para que regresaran de su migración africana, pero mientras tanto, había mucho trabajo que hacer para la preparación y limpieza de sus cajas nido. 

Como habían varios proyectos en marcha al mismo tiempo, no teníamos tiempo que perder. El valiente equipo de voluntarios estaba conformado por Jeanne, nuestra rubia cabecilla, el fotogénico Javier y un servidor. No os creeréis los 

sitios a los nos metimos y el contorsionismo requerido para la búsqueda de deposiciones de nuestro querido campagnol amphibie. Siempre nos quedaban las tazas de té frente al fuego, la compañía de Bobby y los juegos de mesa para recuperarnos de largas y divertidas jornadas de prospección. Me pongo nostálgico de ver cuánto echo de menos a esos dos personajes. 

Con nuestro seminario de bienvenida y mala conexión a internet, pudimos conocer a muchos otros voluntarios europeos que habían elegido Francia como destino. Mucho mérito tuvieron los monitores para mantener los ánimos arriba 

pese a las diferencias entre un evento online y uno presencial. Asimismo, comenzamos nuestra academia de francés, cosa que agradezco enormemente, porque mi nivel al llegar era completamente nulo. ¡Nuestra profesora nos ha dicho recientemente que hemos llegado al B1! 

Tras varios meses, y ya acostumbrados al viento y las Raclettes, cambiamos a nuestro roedor por la mariposa Diane y el resto de proyectos dentro de la reserva natural de L’Ilon. También tuve que despedirme de Jeanne y súbitamente de Javier (drama) para dar la bienvenida a los no menos geniales Matisse (Batman de confianza) y Laura (a.k.a. Lauraman), que trabajaron con murciélagos y pájaros carpinteros respectivamente para finalizar sus estudios de Máster. 

El verano se nos echó encima y con ello comenzó oficialmente la temporada de anillamiento del rollier. Lidiar con el trabajo de campo y las altas temperaturas fue todo un reto, pero atravesar campos de girasoles en flor lo hizo más ameno. 

Al mismo tiempo, continuaba con los proyectos de mariposas, libélulas y reptiles en la reserva natural y ya los nombres científicos de las aves acuáticas los tenía dominados. Matisse y yo pudimos participar en un gran evento internacional con nuestra organización que resultó trementamente interesante.

En el mes de julio pude disfrutar de la verdadera experiencia de un seminario en vivo y en directo en St-Jean-de-Monts, y además con la grata compañía de Elena y Alejandra, dos voluntarias españolas a las que ya conocía por realizar su CES en la misma organización que yo. Nos reímos hasta perder el aliento y compartimos 

penas y glorias de nuestras experiencias en Francia, a la par que conocíamos a muchos otros voluntarios (lástima que la mayoría se encontrasen en su etapa final). Experiencia necesaria para comprender y asimilar lo que significa hacer un voluntariado. 

Me tocaba despedirme del largo verano, el rollier y también de Matisse y Laura, para continuar con los pique-niques y el mantenimiento de cajas nido en compañía de Charlotte y Douglas. Y así fue como me convertí en el veterano del grupo y líder de nuestro cinema club. Gracias a nuestras bromas internas, unos preciosos amaneceres en la marisma y mucho café, nos sobrepusimos a los madrugones de las 5 de la mañana para llevar a cabo los protocolos de anillamiento de aves paseriformes. 

Y con eso llegamos al día de hoy, en el cuál escribo estas líneas mirando por la ventana al grupo de vaquitas blancas de nuestro vecino granjero. Toca un cambio y una nueva etapa, pero este recuerdo siempre perdurará. Animo a todo aquel que esté considerando hacer un voluntariado a decidirse, porque de verdad es una experiencia que vale la pena. Pasarás por buenas y malas situaciones, pero el ambiente que te rodea y lo enriquecedor que es vivir en otro país siempre te hará evolucionar y conocerte mejor a ti mismo.

Me llevo de vuelta muchas amistades, mucho jabón de Marsella y muchas ganas de seguir aprendiendo. Considero que he cumplido con muchas de las cosas que me había propuesto en un inicio: he mejorado mucho mi francés y me ha convencido de intentar quedarme un poco más de tiempo en este país para poder perfeccionarlo, he aprendido a trabajar mejor en equipo y comunicarme más, he ganado mucha confianza a la hora de conducir y resolver situaciones por mi mismo, etc. Me queda la lectura como asignatura pendiente, pero gracias a alguien nunca perderé las ganas (bravo, Javier). 

No quería bajarme del escenario sin antes agradecer de corazón la paciencia de Timothée durante todo este año, a Jean por su intercambio cultural de cada viernes, a Florian por los cafés compartidos, a Natalia por sus ganas e ilusión, a José Imbert por su disponibilidad, a todas aquellas personas con las que he compartido Mas Mireille este año y a nuestros tres gatos, Bobby, Mommy y Kouigny, por la compañía. Nos vemos pronto. À bientôt !

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Feb 01
Experiencia de Alejandro promocionando el deporte en Matera, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Alejandro promocionando…

Feb 01
Experiencia de Iñaki en un centro juvenil en Tallinn

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Iñaki en un centro…

Ene 26
Experiencia de Sara protegiendo la biodiversidad en Dadia, Grecia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia protegiendo la biodiversidad…

Ene 11
Experiencia de Sergi en Letonia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Sergi en Letonia «Event…

Ene 07
Experiencia de Susana en Finlandia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia en una comunidad ecológica…

Dic 19
Experiencia de Noelia en Antalya, Turquía

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia en Antalya, Turquía «This…

Quiero más info