Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia de Aurelie en Lisboa

Mis fotos muestran sobretodo una cosa que me siento muy afortunada por tener cerca –

naturaleza y mar.

0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

PARTE 1

Llegué a Lisboa hace dos semanas, en un período relativamente tranquilo en el que aún se escuchaban conversaciones que no estaban dirigidas al coronavirus. Al principio ni siquiera me gustaba hablar de este tema porque me parecía trivial, poco interesante, los miedos me parecían no estar basados en alguna realidad concreta… Ahora debo admitir que hace unos días comencé a ver las noticias, leyendo las publicaciones en Facebook, incluso viendo televisión (no es mi costumbre) y dejándome influir por todo lo que he visto, escuchado y leído. Es frustrante. Siento que he perdido mi capacidad de permanecer neutral. No es que tenga miedo. Siento compasión por todos los involucrados en este drama. Especialmente los profesionales de la salud y las personas que, con el tiempo, no podrán recibir la atención que normalmente recibirían.

Bien. ¿Qué tiene esto que ver con mi voluntariado? Creo que ya no existe en nuestra realidad “moderna”, globalizada, hiperconectada; nada que no se vea afectado. Puede que sea solo psicológico … Pero no puedo pensar en otra cosa que no sea tener en cuenta este virus. Llegué aquí y después de 3 días en la oficina nos enviaron a casa. Pienso bien y responsable, contener el virus es prudente, razonable. A nivel personal, es frustrante. Se necesita mucha fuerza de voluntad para trabajar cuando no está en la oficina y aún no se han asignado tareas. Tendré que ser más creativo y proactivo para no arriesgarme a sentirme inútil.

¡Cosas buenas! Aunque siento que esta experiencia de voluntariado todavía no ha comenzado, puedo reflexionar un poco sobre lo que ya he vivido. Puedo decir que hasta ahora solo he tenido buenas interacciones tanto con el resto de voluntarios, ya sea de Spin o de otras asociaciones, como con los miembros del equipo, ¡a pesar de haber conocido solo a dos en persona! Tengo la sensación de que el ambiente de trabajo es bueno, positivo y que da mucho espacio para ofrecer ideas y crear nuestros propios proyectos. Creo que el trabajo que hace Spin es muy positivo y valorado por un público muy amplio y variado; por un lado, el que está directamente vinculado a la actividad diaria de Spin, es decir, los participantes en proyectos como ESC, intercambios de jóvenes, etc., y por otro, la comunidad del barrio en el que se encuentra Spin.

No podemos saber cómo evolucionará esta situación y cómo afectará la actividad de Spin, pero quién sabe, si los proyectos relacionados con los extranjeros están restringidos, puede ser que nos haga trabajar más en nuestro día a día con la comunidad más cercana, contribuyendo a que proyectos que normalmente van a Live it Lisbon!

En estos días tranquilos, en casa, aprovecho para hacer mucha lectura, reflexión, aprendizaje, y pretendo descifrar algún mensaje que nos está enviando nuestro hermoso planeta, que, al menos, es capaz de respira un poco mejor …

Un comentario adicional sobre las fotos que logré tomar antes de que la casa fuera confinada; una de las muchas cosas que me encanta de esta ciudad es la posibilidad de tener siempre diferentes perspectivas, quieras o no ir a buscarlas; con sus siete cerros y el mar tan cerca logramos llegar a lugares expansivos, que nos permiten ser más expansivos nosotros mismos. La expansión de la perspectiva externa también expande la perspectiva interna … Por otro lado, cosas que nos proyectan al pasado, en medio de la ciudad (no sé si Monsanto puede considerarse ciudad llena) 

 

PARTE 2

Despierta. La rutina de la mañana lleva unas horas, la saboreo y las saboreo. Siéntate a trabajar. ¿Puedo convertir este espacio en una ¿oficina? Tantos cambios en estos meses. Aislamiento para reencontrarme con la gente, ahora vivo con otros. Mi hora de dormir es más tarde, trato de mantenerme despierto temprano, pero a veces la disciplina no está ahí. Esta tarde cansancio. Hoy – reunión, así empezó la jornada laboral. Y la intención de sentarse en el parque y hacer algunas tareas laborales después de la reunión antes de regresar a casa para almorzar. Una intención establecida y no realizada. Fue una agradable charla con Tavi, un interés mutuo y la apariencia de presencia porque estábamos hablando de presencia. Disciplina, ¿con qué frecuencia puedo llevar esta palabra a la conversación? Muy, últimamente. Esto no se siente como disciplina, a veces la disciplina parece no elegir la comodidad de una conversación familiar. A veces se trata de recordar la intención establecida y hacer que eso suceda. 

El voluntariado tiene mucho que ver con la automotivación, quizás más en estos tiempos posteriores al cierre, todavía no vamos a la oficina, pero somos más libres … Mi habitación también funciona como oficina. Las tareas llevan algún tiempo en este lugar para dormir. Estar en la oficina podría ayudarme en estos días a recordar para qué estoy trabajando. No vinimos aquí para esto, pero, de nuevo, antes de venir, ¿cómo podríamos saber qué esperar? Es humano tener expectativas antes de un nuevo comienzo, que se crean en base a lo que vemos en el sitio web de lo que hemos solicitado, y las palabras que describen la próxima aventura en la descripción del ‘trabajo’. Corona Corona… Tu efecto es ineludible, siempre presente y tangible en la distancia forzada y las medias caras cubiertas. 

Estoy agradecido. Por esta oportunidad de venir a Lisboa, por la oportunidad de quedarse durante el encierro y estar ocupado por algo. Estoy aburrido de trabajar sentado frente a una computadora en mi habitación, apoyando a una organización que nunca tuve la oportunidad de sentirme tan apasionada. 3 días en la oficina antes de que nos pusieran en cuarentena. Los compañeros son distantes, física y psíquicamente. He oído hablar de personas que han logrado crear una separación entre el trabajo y la vida familiar, dentro de los límites de su hogar. Bien hecho ellos. Lo he intentado (lo suficiente … ??). Creo que necesitaba más empuje de un superior para estas tareas basadas en computadora que no son tan inspiradoras. O necesitaba encontrar un proyecto personal que me entusiasmara tanto en el que pudiera dedicar mis horas extra a trabajar. Entonces estaría motivado a cumplir con mis responsabilidades y dar tiempo para CREAR MI VISIÓN. Tengo uno, y estas excusas están empezando a inducir a que el interior se encrespe, que se levanten los hombros y que se agache la cabeza. Me oigo a mí mismo: «hazlo». Es más organización; identifico el problema y tengo razón en sentirme avergonzado cuando no respondo a él; esto es responsabilizarme y reconocer las cosas que me hacen sentir mal, y la sabiduría y el crecimiento parecerían cambiar las cosas. comportamiento que induce a la vergüenza a algo que me hace sentir orgulloso y realizado! 

Les contaré mi secreto – (uno de) mis proyectos personales ha sido realmente muy personal – ha sido comprender más profundamente el funcionamiento de mi mente y las razones por las que estoy aquí hoy. Este fue un proyecto muy importante para mi año 31. Así que les agradezco a Spin y Lisbon ya la crisis del mundo por facilitar este proceso. 

Disfruté enseñando portugués, investigando (a veces: P) para omundodesdecasa, apoyando a las personas en su viaje para descubrir ESC y postularse, ver las maravillosas oportunidades que hay para los jóvenes y decirles a los que conozco que tales cosas existen. También fue muy agradable volver a la oficina este mes y cocinar una comida deliciosa y nutritiva con Michele para los otros voluntarios de Spin y Giulia, ¡y volver a conectar y estar en un nuevo espacio! Es emocionante, motivador y divertido compartir comida e historias y reír juntos y trabajar. Espero que tengamos algunas oportunidades para estar juntos en nuestro entorno laboral durante los próximos meses. ¡Tchau por ahora!

PARTE 3

Ha pasado casi un ano desde que llegué a Lisboa para empezar mi experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad, año en que mucha cosa ha cambiado para un gran mayoría de los que vivimos en este planeta. Es un año que difícilmente podría resumir en una pagina, por eso voy a enfocarme en lo que he podido lograr, a pesar de las y incluso gracias a la situación de pandemia que ha sido el gran tema dominante de este periodo.

Había decidido embarcar en esta aventura de ser ‘voluntaria’ con el Cuerpo Europeo de Solidaridad porque ya no tenia claro la dirección en la que mi vida me llevaba. Cuando encontré la oportunidad con Spin en Lisboa, decidí que era momento para volver a integrarme y establecerme en esta ciudad, que ya conocía, por haber vivido y trabajado durante tres años hasta 2015 aquí. La oportunidad en Spin me parecía interesante por su enfoque en la comunicación y cooperación intercultural, por la flexibilidad que ofrecía a los voluntarios y por parecer una asociación joven y simpática.

Con los demás voluntarios que acababan de llegar para juntarse a varios proyectos, fuimos muy bien recibidos con un almuerzo de bienvenidos y actividades para conocer el barrio. Este ‘welcome day’ luego vendría a ser una actividad que repetiríamos con cada nueva llegada de voluntarios, y nosotros los voluntarios de Spin nos encargábamos de preparar la comida. Siendo que a mí me encanta la cocina, y cocinar para grupos, fueron momentos lindos de conexión a través de la comida y trabajo en grupo. Llegamos a cocinar una comida de tres platos para veinte personas! Motivo de orgullo para mí.

Otro aspecto muy importante de mi experiencia a nivel profesional ha sido las aulas de portugués que he facilitado a otros voluntarios. Me apasionan los idiomas y he podido apreciar cuanta placer me da compartir con los demás mis habilidades lingüísticas. Con la llegada de la pandemia y la cuarentena que nos obligó a quedarnos en casa, conseguí dar aulas por internet y eso fue una buena forma de mantener una conexión y para mi de experimentar con diferentes programas y utilizando diferentes métodos para mejor enseñar. En el verano por suerte teníamos más libertad para salir, y empecé a dar aulas en jardines de la ciudad.

Aprecie la mezcla de culturas entre los voluntarios, y mi experiencia de CES me ha permitido acercarme a personas de Noruega, de Turquía y de Italia sobretodo, que ha sido enriquecedor a nivel cultural/social y lingüístico.

Por causa de la situación de pandemia tuvimos que encontrar nuevas formas de llenar nuestros días de actividad. Como estaba viviendo sola al principio y tenia muchas ganas de relacionarme con personas, decidí embarcar en un proyecto de entrevistar a los voluntarios para ver qué tal les iba la cuarentena. Seguramente seria muy diferente para todos; unos ya tenían una rutina establecida aquí en Lisboa, otros, como yo, acababan de llegar con la expectativa de conocer tanto la ciudad como a otras personas, mientras se lanzaban en un proyecto que pudiera tener

impacto importante en sus vidas. Preparé preguntas y entreviste a siete voluntarios y luego trabajé con una colega para juntar las entrevistas en un podcast. Me dio satisfacción haber seguido todo el proceso de creación de una idea mía, y sobretodo me dio gusto facilitar este momento para charlar de forma profunda sobre el impacto de la pandemia sobre nuestras vidas.

Mi situación cambió en muchas formas en el medio del año, me mudé de casa para estar con más personas, que me abrió un mundo que ya había estado explorando; lo de la música. Con esto surgió oportunidades de crear música con los músicos que vivían en casa, y empece a buscar proyectos musicales para integrarme. Al final del año fui convidada para participar en un proyecto de música experimental que culminó después de un mes de ensayos intensos en un espectáculo que mostramos a una centena de personas en un centro cultural en Lisboa, que significó para mi un buen final para un año en el que me dediqué a explorar mi creatividad. Fue también en esta altura del año que empece a trabajar en la parte de envío de voluntarios con Spin. Mi trabajo consistió en mantener comunicación con los voluntarios portugueses fuera del país, con asociaciones asociadas en otros países, y compartiendo oportunidades de CES en nuestras paginas.

Estoy segura de que mi experiencia de CES me ha dado más confianza para seguir un camino menos convencional, gracias a las personas que he conocido que están tomando diferentes caminos, y por las variadas experiencias y habilidades que he estado fortaleciendo en este año. No tengo claro lo que me espera en la vida; en términos profesionales no tengo una visión clara o definida, pero si sé que me gustaría continuar a apoyar a los demás en su proceso de aprender a comunicarse en otro idioma, y también que quiero continuar a hacer cosas por la comunidad y que promuevan el bien-estar tanto personal como global. Lo cierto es que nunca podemos dar por sentado que nuestros planes se concretizaran, por eso mantenernos flexibles y abiertos a los desafíos y oportunidades que se presenten. Me siento realmente afortunada por haber tenido esta experiencia por la libertad que he sentido para explorar lo que me apasiona! Mil gracias!

 

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Jul 27
Experiencia de Dana en Portugal

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia con discapacitados en…

Jul 26
Experiencia de Henry en guardería de Wroclaw, Polonia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Henry en guardería de…

Jul 23
Experiencia de Alexandra en Molfetta, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Alexandra en Molfetta,…

Jul 23
Experiencia de Irene en Países Bajos

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia marítima de Irene en Países…

Jul 23
Experiencia escolar de Lucia en Molfetta, Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia escolar de Lucia en…

Jul 23
Experiencia escolar de Aritza en Leibnitz, Austria

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia escolar de Aritza en…

Quiero más info