Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Experiencia en una escuela en Hungría

Ojalá se pudiera hacer más veces estos proyectos y se pudiera vivir así porque, aunque no haya un salario como tal, hay dinero suficiente para lo básico y más pero, sobre todo, es lo que vivimos durante ek proyecto, el principal cometido del voluntariado y a todos/as nos ha cambiado la vida a mejor. 

0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Empecé con un intercambio juvenil en Grecia hace dos años y la experiencia fue maravillosa. Tanto que me quedé con ganas de volver a hacer algo similar.

 
Durante la situación mundial con el coronavirus, decidí salir de España para poder hacer un voluntariado y así fue. Al llegar a Hungría, la guardería donde iba a hacer el proyecto cerró sus puertas a los voluntarios, pero gracias a esa decisión, pude estar (gracias a mi coordinadora) en una escuela Waldorf que ha sido increíble.
 
Fue sencillo el viaje, todo estaba muy bien detallado y descrito. Ocurrió lo que nos dijeron y en cuestión de un par de horas ya estábamos en otro país, transportados a otra ciudad con nuestro piso/casa esperándonos con las puertas abiertas. La organización de envío y de acogida han sido formidables. La experiencia en la escuela, mágica.
 
Ojalá se pudiera hacer más veces estos proyectos y se pudiera vivir así porque, aunque no haya un salario como tal, hay dinero suficiente para lo básico y más pero, sobre todo, es lo que vivimos durante el proyecto, el principal cometido del voluntariado y a todos/as nos ha cambiado la vida a mejor. De hecho, mi pareja actual la conocí allí y vamos a vivir y a trabajar juntos por Europa. Todo gracias al ESC.
 
Nos conocimos en la escuela Waldorf donde nos ha cambiado la perspectiva de la educación y de cómo puede funcionar una escuela. Tenemos una mentalidad más abierta, sensible y empática, a la vez que hemos mejorado el lenguaje humano, gestos, emociones y creatividad para comunicarnos. Los niños/as han aprendido poco español y nosotros poco húngaro, pero hemos mejorado la capacidad de conectar con otros seres humanos. Y ha sido más valioso.
 
Sin duda alguna, recomiendo participar a toda persona que sea capaz de tener un poco de empatía, que sea de buenas costumbres y valores y que quiera mejorar como persona y también el mundo. Y lo mejor es que es más importante la voluntad y las ganas que el conocimiento y la experiencia. Cualquier persona (europea, mayor de 18 y menor de 30) que quiera hacerlo, puede. Es único.

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Oct 18
Experiencia de Alba en Inglaterra

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Alba en Inglaterra «A…

Oct 15
Experiencia de Raquel en Perušić, Croacia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Raquel en Perušić,…

Oct 13
Experiencia de Carlos en Croacia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Carlos en Croacia «Se…

Oct 11
Experiencia de Tania en Irlanda

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Tania en Irlanda «Gracias…

Oct 08
Experiencia de Tamara en Ankara, Turquía

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Tamara en Ankara, Turquía…

Oct 07
Experiencia de Selma en La Bergue, Francia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Experiencia de Selma en La Bergue,…

Quiero más info