Cristina se convierte poco a poco en letona

Marzo ha pasado rápidamente, y junto con mi compañera hemos tenido la oportunidad de asentarnos en Riga todavía más e incluso disfrutar un poco del Sol letón.
Empezamos el mes asistiendo al evento cultural llamado ‘Cómo convertirse en letón’, donde tuvimos la oportunidad de aprender unas cuantas palabras del idioma nacional y poner a prueba nuestras habilidades de baile con algunas danzas tradicionales. Sin duda, ¡fue una noche interesante! Esa actividad formaba parte de un encuentro internacional con otros jóvenes escoceses que vinieron a nuestra ONG a hablar sobre diálogo intercultural y cine, así que además de bailar pudimos hacer nuevos amigos y salir a cenar por la ciudad.
¡Y no fueron los únicos extranjeros que conocimos! A mediados de Marzo, acogimos a unos cuantos invitados de Dinamarca para enseñarles nuestro ‘estudio’ – el lugar donde organizamos eventos para jóvenes letones -, explicarles más a fondo qué hacemos en la ONG y compartir con ellos nuestra experiencia como voluntarias del Servicio de Voluntariado Europeo.
¡La verdad es que la ONG está más atareada que nunca! Tuvimos una sesión fotográfica con los demás voluntarios, además de un par de talleres creativos, y ahora estamos entrenando y ayudando a varios jóvenes que quieren unirse a BRF y organizar sus propios eventos – desde talleres de moda sostenible hasta conciertos benéficos.
También he tenido la oportunidad de presentar mis iniciativas para que la ONG se comprometa más seriamente con la sostenibilidad, por lo que hemos puesto en marcha una campaña ‘verde’ en la que hemos creado un programa para mantener una cocina sin desperdicios de comida, además de una lista para organizar eventos sostenibles y reducir nuestros residuos. ¡Además, logré contactar con una empresa letona que nos ha regalado contenedores de reciclaje!
Relacionado con el medio ambiente, a finales de mes realicé mi primer taller en solitario sobre Cero Residuos. Lo organicé y preparé desde cero, y el interés en redes sociales fue espectacular. Al final llenamos la sala, ¡e incluso emitimos la grabación del evento en directo a través de Facebook! Toda una experiencia para una chica tímida como yo : )
Por último, también hemos estado disfrutando de la ciudad. Hemos probado distintos restaurantes veganos en Riga, hemos salido con algunos nuevos amigos a comer un brunch los domingos, hemos asistido a eventos comunitarios como un Repair Café, y hemos visitado museos la mar de interesantes (como la casa de la KGB o policia secreta durante la ocupación soviética). Letonia sigue brillando con su característica luz y sus colores suaves, y cada día parece enseñarme un poquito más sobre su maravillosa cultura y sobre mí misma.
Apenas han pasado dos meses, pero ya siento un cambio en mí y en mi forma de ver el mundo. Abril tiene toda la pinta de ser todavía más interesante (sobretodo porque tenemos un par de eventos bajo la manga, y porque ya hemos empezado clases oficiales de letón), ¡así que estoy deseando ver qué nos tiene preparado el mes!
Escrito por Cristina, voluntaria europea en Letonia

Comments

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • chat
    Add a comment