Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad

Andrea termina su experiencia en Rumanía

El resumen de mi experiencia como voluntaria del Cuerpo de Solidaridad Europeo es: intensa.

0
Proyectos europeos
0
Voluntari@s
0
Becarios Erasmus
0
Socios internacionales

Mi experiencia

Durante mis siete meses de estancia, el mundo ha colapsado y mi voluntariado, por supuesto, ha  sufrido las consecuencias. 

Han sido meses muy duros. Llegué a un proyecto que escogí por creerlo interesante, para sacarme  de mi zona de confort; tanto por la temática del proyecto como por el hecho de hacer un  voluntariado de este calibre. 

Por tanto, mi mente se encontraba abierta al cambio, pero no estaba preparada para el “lockdown” y todas sus consecuencias. 

A principios de abril, nos encontramos en situación de cuarentena y tuvimos que lidiar con la entera  adaptación del proyecto a las circunstancias actuales. En nuestro caso, fue especialmente  complicado, pues se suponía que la mayor fuente de nuestros resultados provendría del contacto con los beneficiarios (alumnos de instituto de 13 a 18) en las propias escuelas, cosa que resultó  imposible. 

Personalmente, fueron unos meses muy intensos. Siendo consciente de la situación que existía en  España con respecto al Covid-19, las preocupaciones por mis seres queridos y por la propia salud  empañaban todo el trabajo que intentaba realizar, tanto en el proyecto como a nivel personal. Me costó mucho hacer mío el proyecto, y sentir que podía realmente aportar algo positivo a la  experiencia de nuestros beneficiarios y a mi propio proceso de aprendizaje. 

El proyecto se centró mucho en los conocimientos técnicos de story-telling y video-making y llegué a sentirme realmente frustrada y enfadada con los compañeros que insistieron en ese formato,  dejando en un segundo plano la verdadera razón por la que yo había venido aquí: la solidaridad. 

Fue realmente frustrante durante un tiempo, hasta que supe aceptar la situación y comencé a intentar dar lo mejor de mí dentro del marco en el que me encontraba. 

Intenté dejar impotencias de lado y comencé a invertir tiempo en mis aprendizajes personales, en  explorar mi propia creatividad, aprender idiomas y sacar el máximo partido de la experiencia que  tenía frente a mí. Comencé a intentar aportar mi visión al trabajo que fuimos haciendo a lo largo de  los meses y a mejorar mi trabajo en equipo y mis herramientas comunicativas. 

En definitiva, los meses de cuarentena fueron excesivamente amenazadores para mi salud mental.  Por los motivos obvios, por la convivencia “forzada” con gente nueva, y por todo lo que conlleva  encontrarte en situaciones que escapan de tu zona de confort. 

A ello ha de añadirse el impacto negativo que tuvo la pandemia en la participación de los  beneficiarios. En términos de cantidad, perdimos muchísimo. Pero ganamos en calidad, porque las  personas que han seguido con nosotros realmente consideran útil e importante nuestro trabajo. He  tenido la gran suerte de ver miradas y escucharles decir cómo esto les ha cambiado y llegado  adentro. Así que, a pesar de todo, no puedo sino sentirme satisfecha.

Hubieron muchas complicaciones y retos, como he dicho. No obstante, precisamente fueron ellos  los que han convertido mi experiencia en única y altamente enriquecedora.  Si tuviera que rescatar el aprendizaje que esta experiencia me ha dado, diría, sin lugar a dudas, la  capacidad de adaptación. Haber roto de manera brutal la ilusión de certidumbre y seguridad que  suele guiar nuestras rutinas, me hizo comprender a niveles insospechados mis prioridades y a mí  misma, profundamente. 

Por eso no cambiaría mi experiencia en absoluto, porque esas situaciones oscuras me recordaron  fuerzas y partes de mí que debían salir a la luz, tarde o temprano.  

En la dificultad, tanto mis compañeras como yo, encontramos la fuerza.  

Me llevo dolores, frustraciones… pero también una nueva familia, y una renovada forma de respeto hacia mí misma y conocimiento de mi identidad.  

Por tanto, ha merecido la pena.

¿Qué incluyen nuestras plazas?

Viaje

Un billete de Ida y Vuelta

Curso idiomas

Aprenderás el idioma del país

Dinero bolsillo

Cantidad fija al mes para tus gastos

Alojamiento y gastos casa

La casa y los gastos los cubre el programa

Seguro

Seguro gratis accidentes y responsabilidad civil

Comida

Tendrás una cantidad para comida y gastos corrientes

Pide tu plaza

Más experiencias

Oct 01
Servicio de Voluntariado Europeo durante la pandemia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Creatividad con discapacitados…

Sep 30
Andrea termina su voluntariado en Rumanía

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad Andrea termina su experiencia en Rumanía…

Sep 07
La experiencia de Jorge en Francia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad La experiencia de Jorge en Francia…

Sep 07
El voluntariado de Alfonso en Italia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad El voluntariado de Alfonso en Italia…

Sep 07
La experiencia de Carolina en Francia

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad La experiencia de Carolina en Francia…

Sep 01
La experiencia de Silvia en Alemania

Experiencia del Cuerpo Europeo de Solidaridad La experiencia de Silvia en Alemania I…

Quiero más info