Mi experiencia de voluntariado en Arad, Rumanía

Comienzo presentándome. Soy Ana María y en septiembre del año pasado decidí embarcarme en esta aventura de voluntariado en Arad, Rumanía. Ya había visitado Rumanía previamente gracias a un Youth Exchange que tuve la oportunidad de hacer dentro del programa Erasmus+, y era un destino que me atraía desde que comencé con la búsqueda de proyectos. Una vez instalada en Arad, comenzamos las actividades con las distintas asociaciones y con los diferentes colectivos: niños que pertenecen a la comunidad gitana (y con
dificultades de integración en la sociedad rumana), niños que provienen de familias con dificultades económicas o familias desestructuradas, personas con discapacidad mental y adultos con discapacidad visual. Una de las cosas que más me han aportado de esta experiencia es la oportunidad de poder trabajar con distintos colectivos, así he podido aprender a moverme en distintos campos.
Sobre el idioma, al principio es algo que te pone un poco nervioso/a, pero enseguida los niños y, en general, todas las personas con las que trabajamos, te ayudan y te hacen
sentir cómodo aunque hables tipo “indio” o uses siempre el mismo vocabulario. Pero, sin duda, lo más importante de esta experiencia es la gente que te rodea y que se
convierte en tu apoyo en el nuevo país. Todo te motiva a viajar, a aprender nuevos idiomas, a conocer nueva música, a descubrir nuevas costumbres, comidas, etc. Son meses de intercambios en todos los sentidos, con personas, con espacios, etc., y es un periodo que permite conocerse más a uno mismo y, lo más importante, te permite disfrutar.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment