Experiencia en intercambio juvenil en Bulgaria «How to fight Hate of speech»

Cómo resumir todas las experiencias, emociones y vínculos a lo largo de este proyecto…simplemente no se puede.

Todo empieza cuando una vez llegas al sitio y empiezas a conocer a gente de los diferentes países que participan en el intercambio: Estonia, Rumania, Italia, Republica Checa, Polonia, Portugal, Bulgaria y España. Puedes pensar o venir con la idea de que va a ser difícil relacionarte con la gente, o tenerle miedo a interactuar en otro idioma, pero todo eso se te va nada más llegar. Porque es llegar y ver que la gente te acoge de manera abierta, con una
actitud positiva y una sonrisa en la cara.

Después empiezas el intercambio y ves cómo realizando las diferentes actividades y dinámicas que los organizadores proponen, empiezas a crear vínculos con los demás participantes. Y esto solo hace que crecer y crecer a medida que el intercambio avanza.

Así que ahí te ves tú, riendo, aprendiendo, debatiendo, compartiendo momentos con gente de otras culturas que de no ser por este intercambio no tendrías. Y lo disfrutas. Lo disfrutas mucho.

Entonces llega la noche intercultural, esa noche en la que los miembros de cada país muestran aspectos típicos de su cultura cómo comida, bebida, bailes y cualquier cosa que te permite tu imaginación.

En nuestra noche intercultural, preparemos algunos de nuestros platos típicos como el pan con tomate, el jamón, embutido, y cómo no puede faltar en ningún tópico, una buena olla de sangría. Por lo que parece debió de gustarles porque no dejaron ni los hielos.

Conforme los días avanzan, seguimos haciendo diferentes actividades, pero una en especial que nos requiere de algunos días para hacerla es la creación de un video que transmita o presente el tema del proyecto: “Luchar contra los discursos de odio online”.

Así que ahí estás otra vez, trabajando codo con codo con gente de otras culturas totalmente distintas a la tuya, pero con un denominador común, las ganas de trabajar juntos y el buen rollo que todos construimos. No es tarea fácil escribir un guion entre más de 5 personas, aunque sea de corta duración, hablando en un idioma que no es el materno de ninguno de nosotros a la vez que intentas transmitir una idea y un mensaje.

Pero finalmente, acabamos un guion y nos ponemos a rodar. Al cabo de un par de días, es espectacular juntarse todos los grupos para ver el resultado y los videos de cada uno y ver como otras personas enfocan el mismo tema de manera diferente.

La siguiente actividad consiste en visitar la ciudad cercana de Veliko Tarnovo, antigua ciudad importante como la capital Sofia donde visitamos los restos de un fuerte del siglo XII.

No tiene precio estar “perdido” ( en el buen sentido de la palabra) en una ciudad Búlgara con un grupo tan diverso de gente haciendo juegos, cantando,…

En definitiva, si es que puedo resumir el intercambio de alguna manera, esta sería como una experiencia muy enriquecedora. Es impresionante la atmosfera que se crea con gente con una actitud positiva y proactiva, donde todo el mundo te trata con una sonrisa y con la que tienes más diferencias que similitudes, o eso es lo que nos quieren hacer creer.

Uno de los aspectos que más me gusto del intercambio es ese factor humano que se crea, esos lazos que se tienden, esos estereotipos a nivel social y cultural que se quiebran. Pienso en otras maneras de vivir una experiencia similar a la que he tenido en este intercambio, pero no encuentro ninguna otra manera en las que se generen estas condiciones, por eso es algo único.

Así que al final te vuelves a casa, pero con los bolsillos llenos de experiencias y de gente que te ha acompañado en este pequeño gran viaje.

Alejandro

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment