Una chica isleña de las Islas Baleares, viniendo del calor y a la vuelta sin haber viajado nunca a los países del este. Mi primer lugar fuera de casa en donde pase mis primeros meses de frío, sin creerme que pudiera aguantar a temperaturas tan extremas. Pienso que todo está en tu mente, y en el poder de tener una fuerte actitud ante todo en esta vida, porque todo sucede por alguna razón.

Desde mi llegada aquí me he dado cuenta de muchas cosas, y he podido aprender muchas de ellas estando realizando este proyecto, una de las cuales conociéndome a mi misma.

He podido aprender cada uno de mis momentos, realizando cada día nuevas actividades en la escuela Gulbenes  (Gulbene, Letonia), pudiendoles ofrecer lo mejor de mi. He tenido mi oportunidad de dar clases de español cada
semana (si te ves capaz y te lo propones, lo consigues) tanto a niños como gente adulta, empezando desde el nivel cero.

Se me hizo más fácil de lo que me pensaba, viendo un gran interés por su parte en aprender Español.

Ofreciendo también a principios de enero, después de navidades clases de gimnasia para adultos, como relajación y clases a la vez más dinámicas, justo al acabar su jornada laboral.

En un abrir y cerrar de ojos, ya pase el invierno más frío de mi vida, teniendo de vuelta el calor y el buen tiempo.
También puedo decir que como es obvio tienen una cultura diferente a la que nosotros en España tenemos, un bonito lugar al que poder visitar y viajar, por supuesto. Pudiendo conocer sus costumbres, sus bailes tradicionales con sus vestimentas tan relucientes, que desde pequeños ya obtienen ese gran talento.

Pudiendo conocer más sobre la capital como es Riga, a la que me pareció hermosa, donde tiene sus centros comerciales, como sus lugares para tomar cafés y relacionarte en hostales donde conoces a gente nueva y sales la primera noche de fiesta en Riga.

También tiene lo bueno como son sus pequeñas regiones a sus alrededores de Letonia, cada una de ellas con su hermoso encanto, no cabe duda.

Una experiencia excepcional y única, que nunca voy a olvidar. Les quiero agradecer su trabajo y el apoyo que he obtenido por su parte, su gran corazón que me han transmitido y su gran valor.
Como una gran familia!!!

Judit , voluntaria europea en Letonia

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment