Carlos desarrolla su voluntariado guarderías Letonia

Hoy justo hace dos meses que empezó mi aventura de voluntariado guarderías Letonia en la escuela libre Preilu Briva Skola. Todo fue muy deprisa y no sabía muy bien con qué me iba a encontrar. Dos meses después puedo decir que estoy muy satisfecho con la decisión que tomé (en muy poco tiempo) de embarcarme en este proyecto.

El país es muy bonito, está en constante contacto con la naturaleza, y es que lo primero que me llamó la atención es que hay muchísimos arboles y zonas verdes, además de un rio que cruza todo el país y que te acompaña durante tus viajes, una pasada.

Recuerdo que llegué lleno de ganas de conocer a la gente del colegio, tenía muchísima inquietud por saber cómo era el día a día en la escuela. Sabía que lo que iba a ver aquí sería muy diferente a lo que había estado acostumbrado, tanto en la universidad como en los anteriores trabajos que
había tenido, se trataba prácticamente de “olvidar” todo lo aprendido y ver con nuevos ojos el funcionamiento de la escuela: la metodología, el sentido de la educación, los valores que se fomentan, el respeto hacia los niños en todos los sentidos, el uso de materiales, la libertad de los niños de escoger en todo momento qué quieren aprender y cómo… todo un conglomerado de factores que me hacían estar expectante. Y sin duda sobrepasó mis expectativas.

En estos dos meses he aprendido un montón, tanto de los maestros que integran la escuela como de los niños. A pesar de la dificultad del idioma (el letón no es precisamente una lengua sencilla, pero gracias a los niños mi vocabulario “infantil” va mejorando), todos los días surgen
nuevas situaciones de aprendizaje y experiencias para guardar.

Pero no es solo el proyecto Erasmus lo que hace esta experiencia muy bonita, también lo son (por supuesto) los viajes que realizo con compañeros de otros proyectos, venidos de otros países de Europa y que hacen de este proyecto un proyecto mucho mas intercultural. Visitas a castillos, playas, parajes naturales, festivales que alternan música y talleres son solo algunos de los sitios y eventos que he tenido la oportunidad de visitar.

Por todo esto que cuento, puedo recomendar al 100% esta experiencia con el voluntariado guarderías Letonia con Erasmus, tanto por el proyecto, la organización de acogida y de envío y por las posibilidades que ofrece la ocasión para no dejar nunca de aprender. En mi caso me quedan algo más de 3 meses y voy a aprovecharlos al máximo.

 

Escrito por Carlos, que desarrolla un voluntariado guarderías Letonia

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment