María en su primera etapa de voluntariado europeo en Polonia

La verdad es que la primera etapa fue bastante dura, en la guardería en la que trabajo nadie habla ingles, la cultura es mucho mas cerrada que en España y en la calle la gente no suele ser muy amable.

Por otra parte fue solo cuestión de acostumbrarse ya que ahora me siento como en casa, conozco mucha gente de la ciudad y del extranjero y me estoy enamorando poco a poco de esta ciudad.

Visito otras ciudades de Polonia todo lo que el tiempo y el dinero me permite e intento adentrarme al máximo en las costumbres de aquí. Así mismo, ya que el dinero de bolsillo que me queda no es mucho, estoy intentando buscarme un trabajo extra por las tardes, dando clases de español tanto de manera individual como en academias. Aquí el español esta muy demandado.

El trato en la guardería por parte de las trabajadoras de allí es cada día mejor y ahora son muy amables y cercanas a mi y a mis compañeras de proyecto.

El segundo trainning lo tendremos en la segunda semana de Noviembre en Torum y tanto mi coordinadora como mi mentor son maravillosas personas, tratando de ayudarnos y estar disponibles para nosotras a tiempo completo.

En septiembre y octubre llegaran nuevos voluntarios y espero servirles de ejemplo y de ayuda en todo lo que pueda.

Os mandare fotos mas adelante cuando haga una buena selección.

Pozdrawiam.

Escrito por María Alañón, voluntaria europea en Polonia

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment