Iduna, Ferrán, Ana, Jennifer, Xavi e Ismael de voluntarios europeos en Croacia este verano

Hola a tod@s!

Os envío algunas palabras y fotografías sobre la experiencia que estamos viviendo como voluntarios en Perusic, Croacia.

Estamos encantados con el pueblo. Nuestra supervisora y el mentor que están gestionando el proyecto son encantadores, hacen que nos sintamos como en casa. Perusic es un lugar pequeño, nos cruzamos cada día con las mismas personas en el bar donde tomamos el café de sobremesa, o por la noche descansando entre charlas y cervezas.
Hemos conocido a la gente del pueblo a través de una noche de karaoke, una barbacoa en nuestra casa, y bailando en una de las plazas del pueblo. Planes que unen, vaya.

Entre los miembros del voluntariado se están creando bonitos lazos, unos seguirán a pesar de la distancia, por las ganas y la complicidad; y el tiempo hará que otros desaparezcan y se queden en un recuerdo. Pase lo que pase, conocer a esta gente está siendo otra experiencia que vivir, porque una convivencia con desconocidos siempre te deja algo de ellos, lo busques o no.

Nuestros ratos libres son agotadores, en el sentido más intenso de la palabra. No paramos -ni queremos- de descubrir Croacia. Lagos, islas, ciudades, pueblos, callecitas, rincones…todos nos vale para perdernos. El próximo fin de semana saltamos a Bosnia, el reto es sumar kilómetros e instantes.

Aún queda por vivir la mitad del voluntariado, y en la maleta ya nos traemos bastantes recuerdos. ¿Qué nos queda por aprender? De todo, espero.

Os seguiremos comentado más adelante cómo nos trata Perusic y su gente.

Escrito por Iduna, Ferrán, Ana, Jennifer, Xavi e Ismael,  voluntarios europeos de corta duración en Croacia este verano

Santi en el voluntariado Macedonia

Cómo hacer un voluntariado en otro país

Alejandra, en su primer mes como voluntaria europea en Caen (Francia)

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment