El voluntariado europeo en Polonia ha sido una experiencia única. Todo ha ido genial! Ambas organizaciones se han portado muy bien, han sido muy profesionales, cumplidoras y flexibles.

El 7 de abril de 5015 llegué a Polonia para comenzar una ventura llamada EVS. Una experiencia en la que yo confiaba iba a ser un gran aprendizaje para mi, y así lo fue.

 

Realicé mi voluntariado en la Asociación para Cooperativas Sociales “Association for Social Cooperatives” en Poznan, aunque la coordinadora del proyecto fue la organización “Jeden Swiat”. Ambas organizaciones cumplieron con creces sus obligaciones con respecto a mi estancia y proyecto, así que a pesar de que me aventuré sola en esta experiencia, gracias a ellos y toda la gente preciosa que conocí me sentí muy segura y arropada.

En la Asociación para Cooperativas Sociales, tuve la oportunidad de desarrollarme profesionalmente en el ámbito de la comunicación, ya que mis tareas estaban relacionadas con la redacción de artículos, reportajes fotográficos de las cooperativas, gestión del blog y redes sociales, búsqueda de información sobre la Economía Social, diseño gráfico de carteles o flyers, realización de presentaciones/videos corporativos…

Además mejoré mucho mis competencias en la lengua inglesa, tanto escrita ya que realizaba todas estas tareas en inglés, así como hablada, ya que era el idioma con el que me comunicaba tanto en la oficina como en la calle, meetings, con amig@s etc. De modo que me siento muy satisfecha de haber mejorado en conocimientos y seguridad con el idioma, así como los aprendizajes vinculados al campo de la comunicación y el marketing.

Con respecto a mi llegada, es normal sentir lo que llaman “shock cultural” los primeros días, pero es algo que con el tiempo se va pasando, y con lo que a través de diferentes experiencias y el contacto multicultural se van desarrollando valores como el respeto, la tolerancia, aceptación etc. En mi caso, tuve la suerte de que mi antecesora me dejó una libretita con los contactos de la gente que ella conoció, información sobre lugares, eventos, meetings… De modo que desde los primeros días pude ya conocer gente y estar informada de como se mueve un poco la ciudad a nivel nocturno y cultural, lo que para mi fue de vital importancia para mi adaptación y para hacer más ligeros esos primeros días en un país extraño, los cuales como es normal, cuestan un poco.

 

De estos contactos y de los meetings a los que asistí, en especial el meeting español, me llevo guardados ya en el corazón y para siempre amig@s inolvidables. Solo puedo sentir agradecimiento por estas personas que significaron y significan tanto para mi con las pasé momentos geniales y las que llegaron a ser como mi pequeña familia en Poznan.

 

Con este voluntariado también pude complir un sueño como el de viajar con amigos y también sola, lo que para mi fue un reto, y ya puedo decir que un vicio! Desde Polonia tuve la oportunidad de visitar L’viv (Ukrania), Amsterdam, Estocolmo, Roma, Budapest, Bratislava, Viena, Vilnus, Dresden, Berlín… además de las ciudades mas bonitas de Polonia! Las aventuras vividas en mi viajes y todas las fotografías que realicé siempre quedaran como uno de los mejores recuerdos de mi vida, y todo gracias a este voluntariado.

De todo me llevo una mochila cargada de inolvidables experiencias y personas, un fuerte cariño por la gente polaca, un pueblo al que considero le caracteriza la honestidad, humildad y generosidad entre otras preciosas cualidades, las cuales hicieron que nunca olvide este país y esta experiencia.

 

En cualquier caso aqui adjunto algunas fotografías, y también el enlace al blog donde estuve escribiendo y donde podeís encontrar algunos artículos sobre mi experiencia SVE: http://blog.spoldzielnie.org/

 

Os dejo algunas fotos de mi experiencia en Polonia gracias a Erasmus+.

 

Escrito por Esther Domínguez, voluntaria europea en Polonia.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment