Una trabajadora juvenil en Rumanía con Erasmus+

El pasado 29 y 30 de Julio he tenido la oportunidad de participar en la visita preparatoria de Erasmus+ (APV) del proyecto de voluntariado europeo que se realizará a partir de octubre y donde Building Bridges será la organización de envío para dos voluntarias españolas.

Para la planificación de este proyecto nos desplazamos a Sighisoara yo, como Youth worker, aportando mi experiencia como ex –EVS e informadora juvenil, e Irene como futura voluntaria europea del proyecto.

En estos dos días tuvimos la oportunidad de sentarnos cuatro Youth workers y cuatro futuras voluntarias de Turquía, Estonia, Italia y España para hablar sobre el proyecto que se está gestando.

Partiendo de este punto, este ha sido el inicio de nuestra visita donde hemos estado inmersas en una experiencia intercultural intensa, guiadas por las trabajadoras de Wild Carpathia, la organización que acogerá el proyecto, y de las 8 voluntarias que actualmente están trabajando allí que son de Francia, España e Italia.

A través de diferentes dinámicas y mientras descubríamos un trozo de este país maravilloso, nos hemos ido conociendo, compartiendo experiencias, practicando inglés, solucionando dudas, aportando ideas,…

Hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano el funcionamiento de la organización Wild Carpathia, el trabajo que han desarrollado en los últimos años y los planes que tienen para las futuras voluntarias.

El proyecto es ambicioso, nuestras voluntarias compartirán un mes con las que actualmente viven allí para facilitar su integración y continuar el trabajo que han empezado. Y lo harán en un centro juvenil que están reformando y que se inaugurará en Septiembre.

Algo pionero, no solo para esta ciudad, sino en la región de Transilvania en general. Un centro juvenil en donde, está asociación que realiza un fuerte trabajo con los jóvenes, tendrán su propia infraestructura para desarrollar muchas más actividades y llegar así a más personas. Esto implica grandes posibilidades de aprendizaje y colaboración para nuestras futuras voluntarias.

Aunque tan solo han sido dos días, han servido para hacer un gran trabajo en red entre diferentes asociaciones de diferentes países. Compartiendo diferentes puntos de vista desde diferentes experiencias anteriores que portábamos las Youth workers.

Las futuras voluntarias, no tienen solo Sighisoara grabado en su retina, también se llevan una primera experiencia de lo que serán sus 10 meses de voluntariado, una vivencia intercultural intensa, contactos con sus futuras compañeras, conocimiento muy amplio de sus condiciones como voluntarias (Activity Agreement), ganas de seguir descubriendo Rumanía y, sobre todo, mucha motivación al encontrarnos con la gran implicación social con la que se trabaja desde la asociación Wild Carpathia.

Podría decir que el mejor punto de partida para un proyecto EVS.

Escrito por Sandra, trabajadora juvenil de Galicia

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía. ¡Escríbenos!
  • Add a comment